Alexander Calder 

37,00 €

Colgante corto | Colección Rama | Acabado plata desigual

30,50 €

Agujón/Broche | Colección Rama | Acabado plata desigual

36,50 €

Pendiente | Colección Rama | Acabado plata desigual

38,00 €

Brazalete | Colección Espiga | Acabado oro desigual

36,00 €

Gargantilla | Colección Espiga | Acabado oro/plata desigual

45,00 €

Colgante largo | Colección Espiga | Acabado oro desigual

Añadir a la cesta
0 1 2 3 4 1 Opinione(s) 
31,00 €

Gargantilla| Colección Espiga | Acabado oro desigual

34,50 €

Agujón/Broche | Colección Espiga | Acabado oro desigual

36,00 €

Pendiente corto | Colección Espiga | Acabado oro/plata desigual

26,50 €

Pendiente corto | Colección Espiga | Acabado oro desigual

Añadir a la cesta
0 1 2 3 4 1 Opinione(s) 
34,00 €

Pendiente largo | Colección Espiga | Acabado oro desigual

Mostrando 1 - 11 de 11 productos

Bisutería inspirada en Alexander Calder 

Alexander Calder (1898-1976)  fue un escultor estadounidense inventor de la escultura móvil y precursor de la escultura cinética. Creó pinturas, grabados, miniaturas, escenografía, joyas, tapices, alfombras y carteles políticos. 

En 1931, empezó a crear una colección de esculturas cinéticas con distintas partes móviles. Estas obras únicas fueron llamadas “móviles” por el maestro dadaísta Marcel Duchamp. Mobile significa tanto “movimiento” como “motivo”, en francés. 

Sus primeras piezas fueron controladas por motores. Decidió más adelante dejar esa idea de lado y empezar a crear esculturas que solo dependía de medios orgánicos, como el aire o el tacto para poder moverse. 

Calder, fascinado por las formas naturales, según la National Gallery of Art “por lo general cortaba formas naturales que parecían hojas y pétalos en lugar de formas geométricas de bordes duros” dando como resultado obras que recordaban estéticamente a ramas y flores.

“Cuando los móviles de Calder se mueven con la brisa, cambian de forma y proyectan sombras interesantes”, explica el museo. “Algunos incluso ‘cantan’ mientras sus partes móviles se rozan entre sí”. Todos estos elementos aumentan el interés de Calder por imitar con sus móviles la naturaleza.